lunes, 29 de octubre de 2018

Conocer la ciudad como herramienta de inclusión

Generales | Mediante visitas guiadas en la Capital, jóvenes del interior conocen la ciudad. Desde el Kempes a la Legislatura, se propone un itinerario que incluye e instruye. Este año participarán más de 600 estudiantes.

El turismo puede ser un instrumento de inclusión social. Mediante una visita guiada, un recorrido histórico o un almuerzo compartido se generan puentes entre los integrantes de una comunidad. Que posibilitan a cada miembro sentirse parte activa de la sociedad.

Con esa visión y esa convicción, el Defensor del Pueblo de Córdoba creó el programa "Inclusión a través del Turismo", cuya resolución se firmó a comienzos de este año y que le dará la oportunidad a más de 15 colegios del interior de Córdoba de que visiten la ciudad.

Se trata de contingentes de jóvenes de entre 15 y 16 años (generalmente de tercer año del secundario) que arriban a la capital provincial por la mañana para comenzar la jornada de recorridos. En su mayoría, debido a la distancia, los chicos se quedan a dormir en Córdoba y regresan al día siguiente a sus pueblos.

El programa prevé que los docentes acompañen a los alumnos y que lo enmarquen dentro de un proyecto educativo de cada colegio. No es solo turismo recreativo el que se promueve, sino social, cultural y educativo.

"Queremos que no sea un viaje de egresados para los chicos. La idea de traer jóvenes de mitad de secundario es que perfilen su vocación, vean que hay otras realidades diferentes a las de su lugar de origen y que les sirva para aproximarse a la decisión de elegir una especialidad al año siguiente. Y, por qué no, una carrera cuando terminen el colegio", explican los encargados del programa del Defensor.


Desde todos los rincones de Córdoba

Laborde, Alejo Ledesma, Marcos Juárez, Villa María son algunas de las localidades desde donde llegan los colectivos. Cada grupo está integrado por unos 40 chicos, en promedio. Durante este 2018 habrán participado de la actividad más de 600 alumnos de diferentes pueblos y colegios del interior provincial.

Los colegios provienen de sectores de vulnerabilidad social y económica. Con lo cual la posibilidad de conocer una ciudad como Córdoba: con su tráfico, sus locales comerciales, sus calles pobladas, resulta una experiencia reveladora para los chicos. 

"A veces los chicos se quedan viendo pasar los autos, porque nunca habían visto tantos juntos. Queremos que les sirva, que les despierte el interés por una vocación, por decidir un futuro distinto", agregaron.

Los itinerarios son variados y se adaptan al proyecto que haya presentado cada colegio. Pero siempre incorporan alguna actividad cultural, en pos del objetivo de máxima del programa. Aunque también hay tiempo para la distensión y alguna compra por el Centro.


Del fútbol a la leyes, un mundo nuevo para conocer

Desde una recorrida por el estadio Kempes, el museo del deporte, la plaza Cielo y Tierra, el Jardín Botánico; a lugares históricos del Centro, la Legislatura provincial, la Casa de Pepino, el Patio Olmos, la UNC. Pasando por la planta de La Voz del Interior o un local de McDonalds, las recorridas comienzan por la mañana y les acercan a los chicos mucho de lo rico y valioso que Córdoba tiene para ofrecerles

Los grupos siempre están presididos de personal docente de cada institución y son acompañados por personal de la Defensoría en toda la jornada. Además, participan practicantes que forman parte del programa de prácticas y pasantías del Defensor del Pueblo.

La actividad puede concretarse gracias al trabajo articulado y coordinado con distintas entidades gubernamentales (provinciales y municipales) y privadas, que colaboran y son parte de esta propuesta.