Reprogramación de turnos, principal dificultad en cuarentena
Instituto de Estadísticas del Defensor del Pueblo (INEDEP)
El Instituto de Estadísticas del Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba llevó a cabo una encuesta sobre la atención de la salud en tiempos de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Conseguir la medicación habitual, otra dificultad.

Turnos postergados

El 47,1% de los encuestados vio reprogramados o interrumpido sus turnos programados para consultas o tratamientos. Reprogramación de consulta odontológica, oftalmológica, ORL fue la más mencionada, en el 17,4% de los casos. Reprogramación de control médico con cardiólogo, diabetólogo o médico de cabecera, fue citada por el 12,8%. Seguidas por reprogramación de consulta psicológica 5,1%; consulta con kinesiólogos, fonoaudiólogos o psicopedagogos 4,4%; de procedimiento quirúrgico 1,2%; y dificultades para recibir diálisis o tratamiento oncológico 0,2%. Otras especialidades representan el 26,3% de los casos.

El 31,6% de los afectados por estas postergaciones de turnos médicos reconoció que se les ofrecieron otras alternativas de contención, como por ejemplo las consultas por teléfono o videollamadas. Por otra parte, el 59,1% no tuvo opciones frente al mismo inconveniente, quedando a la espera de que las consultas se regularicen.

 

Acceso a la medicación

Dentro del 56,3% de los encuestados que toma alguna medicación de forma habitual, durante la cuarentena, el 31,6% de ellos ha tenido dificultades para acceder a sus remedios. Principalmente se identifican problemas con la receta médica: tanto por su adquisición (14,0%), como en el caso de las farmacias que no reciben las recetas digitales (5,8%). También se menciona la falta de stock de algunos remedios, o de recursos económicos para su compra. En contraparte, el 64,8% afirma que ha conseguido su medicación con normalidad.

 

Atención médica en cuarentena

En las semanas de aislamiento social, preventivo y obligatorio, el 27,5% de los encuestados necesitaba recibir atención médica, aunque el 9,7% no la solicitó. Quienes no lo hicieron se guiaron por considerar que tenían síntomas leves y podían esperar. Otros tenían miedo al contagio de coronavirus en caso de asistir a un centro de salud. Algunos creían que de haber solicitado atención médica, igualmente no los habrían atendido. También se mencionaron dificultades económicas, y de distancia, frecuentes entre las personas que debían viajara a la Ciudad de Córdoba para su atención.

 

Respaldo a trabajadores de la salud

Uno de los aspectos a destacar está relacionado a la percepción de los cordobeses con respecto al personal de la salud. Se observa un gran respaldo social ya que el 80,1% se encuentra en desacuerdo o muy en desacuerdo (22,4% y 57,7% respectivamente) con los mensajes discriminatorios que atacan a médicos, enfermeros y otros profesionales. Sin embargo, el nivel de acuerdo con este tipo de expresiones llega al 17,2% (9,6% de acuerdo y 7,6% muy de acuerdo).